Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

 

Los coches eléctricos, tal y como los conocemos en la actualidad, serían inconcebibles sin el trabajo dedicado en los últimos años al desarrollo de las baterías. Estas se han convertido en una seña de identidad que acompaña a todos los modelos que se enchufan.

El cuidado de la batería de los coches 100% eléctricos y de los modelos híbridos enchufables es sencillo. Más allá del tipo de conector que monte el vehículo y de la potencia de carga, el acto manual de enchufar el vehículo no presenta dificultad alguna. Existen una serie de recomendaciones muy fáciles de seguir. Estas resultan muy útiles en el caso de los modelos 100% eléctricos.

Cuidados de la batería de un coche eléctrico

1) Sobre la recarga rápida

La recarga del coche eléctrico ofrece diferentes velocidades que van en función de la potencia y de la tecnología de carga que muestren vehículo e infraestructura.

Según los expertos de Citroën, si se realizan «cargas rápidas frecuentes es conveniente realizar una carga normal cada 15 días para que se reequilibren las tensiones entre las diferentes células”.

Recarga coche eléctrico

Esto se debe a que, cuanto mayor es el flujo de corriente en el interior de la batería, mayor es el calentamiento al que se ven expuestas las celdas. Por eso, dicha recomendación contribuye a que la batería recupere su equilibrio de trabajo.

En cualquier caso, la recarga rápida resulta un recurso no tan frecuente entre los conductores de coche eléctrico (se utiliza, por ejemplo, si se realiza un viaje largo), con lo que no produce repercusiones negativas en las baterías a medio y largo plazo.

2) No te preocupes por el número de recargas

El número de recargas no influye de forma relevante en la salud de la batería. De hecho, la carga rutinaria ayudará a mantener la batería «activa» y alargar su vida útil. Todo este se puede lograr a través de la siguiente recomendación.

3) No dejar el vehículo inmovilizado largo tiempo con la batería descargada

Una batería feliz y sana es una batería con una vida activa. Esto es así, en parte, porque la batería también realiza un consumo mínimo y residual incluso cuando el vehículo está parado y no demandamos energía. De igual manera, la eficiencia de la conducción también repercute sobre la química del acumulador.

Si no la utilizamos durante un largo período de tiempo (por ejemplo, varios meses) la batería se irá descargando de forma paulatina hasta el 0%. Esto podría traer consigo un efecto dañino para su salud, pero solo en casos de desuso muy prologando. En aquellas teóricas situaciones en que nos tomemos unas extensas vacaciones de varias semanas, resultaría ideal dejar la batería con un elevado nivel de carga.

4) Planifica las recargas

Autonomía y cuidado de baterái

En la medida que nuestras rutinas lo permitan, la batería agradecerá cierta  planificación para gestionar la recarga de la manera más inteligente posible. La tecnología actual de los coches eléctricos y estaciones de carga presenta la posibilidad de programar de un modo, más o menos personalizado, tiempo y potencia de carga.

5) Sistemas de refrigeración y temperatura ideal en el cuidado de la batería

La temperatura es un factor que influye en el cuidado de la batería de los coches eléctricos. Afecta de forma directa a la autonomía del vehículo, debido a su efecto sobre la química de las baterías. No obstante, los vehículos eléctrico actuales presentan su sistema de refrigeración que nos permite no tener que preocuparnos demasiado. Así lo explica el especialista en baterías de Citroën, Ludovic Lefebvre:

«Según la ecuación de Arrhenius, el ritmo al que se producen las reacciones químicas se incrementa de forma exponencial según se incrementa la temperatura. Por consiguiente, a mayor temperatura, mayor energía eléctrica se obtiene, reduciendo la impedancia de las celdas y aumentando su capacidad.

Sin embargo, a una temperatura demasiado elevada las celdas se exponen a unas indeseables o irreversibles reacciones químicas que las llevaría (…) a perder capacidad y vida útil.

Por el contrario, siempre según la ecuación de Arrhenius, a temperaturas demasiado bajas el ritmo al que se producen las reacciones se reduce (…) Como consecuencia, puede también perderse vida útil.

Por eso, un sistema de gestión y refrigeración de baterías de iones de litio permite mantener la temperatura dentro de unos límites operacionales para optimizar su vida útil.

La temperatura óptima para las baterías de coches eléctrico oscila entre los 15º C y los 25º C. Los packs de baterías se encuentran protegidos por un sistema de refrigeración específico que anula el impacto de la temperatura sobre el rendimiento, acercándolas a la temperatura ideal de trabajo».

Aunque los crudos inviernos o calurosos veranos no nos deben preocupar en exceso, sí que es aconsejable, dentro del sentido común, no realizar recargas bajo un sol de castigo en las horas centrales del día en verano a temperaturas excesivamente altas.

6) ¿Qué pasa con las baterías de un modelo híbrido enchufable?

Carga de coche eléctrico

La tecnología que rodea a la batería de un modelo híbrido enchufable es muy similar a la de un vehículo 100% eléctrico. La diferencia estriba en que su tamaño y capacidad energética son menores. Podemos tomar como ejemplo el SUV Citroën C5 Aircross Hybrid y su batería de 13,2 kWh. Esta le otorga hasta 50 kilómetros de autonomía en modo exclusivamente eléctrico.

Para su cuidado, podemos aplicar las recomendaciones vistas para alargar su vida útil. Eso sí, la influencia de estos consejos no será tan determinante en la evolución de la autonomía total del modelo.

La libertad que ofrecen los coches híbridos enchufables también se plasma en este apartado. Por ejemplo, la recomendación de no abusar de la carga rápida no es necesaria en este tipo de vehículo debido a que, salvo en extrañas ocasiones, no la necesitaremos.

Cuidado de batería de PHEV

Por una parte, porque una vez agotada la batería eléctrica siempre estaremos respaldados por la parte térmica de su combustión; por otra, porque al tratarse de una batería más pequeña, su recarga será más breve. Siguiendo con la batería del SUV Citroën C5 Aircross Hybrid, es posible devolver el 100% de su energía eléctrica a través de una toma de corriente convencional de 220 V en menos de seis horas.

Además, como colofón en el caso del híbrido enchufable de Citroën, el fabricante ofrece una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros. Esto nos salva de cualquier posible deterioro excepcional y nos permite despreocuparnos, en parte, de realizar un cuidado de la batería escrupuloso.

Imágenes | Citroën e iStock/richard johnson